miércoles, 10 de agosto de 2011

Hipólito Maeso Rueda.

La cifra mágica y caprichosa de los 3000 metros ha hecho que muchos montañeros, hechizados por la cordillera pirenaica, hayan tenido la iniciativa de conseguir todas sus cumbres iguales o superiores a esta cifra redonda. Listas de cumbres ha habido muchas desde el inicio del pirineísmo. Pero en la actualidad, aparte de la lista del Centre Excursionista de Lleida, está la lista de los 212 tresmiles de Buyse, que desde el grupo de los "Cazafantasmas" intentamos complementar en base a la única regla objetiva que se propuso desde el equipo que la confeccionó: Que exista un mínimo de 10 metros de prominencia. Con ello, podemos encontrar "nuevos" picos o descartar algunos que no tienen dicha prominencia. Y todo esto, básicamente gracias a la facilidad en la medición que nos ofrecen los cada vez más populares GPS.

Cada vez hay más montañeros que han completado la ascensión a las cimas de más de tres mil metros de los Pirineos. Algunos lo han hecho ya con mérito destacable: Jordi Farré y Jesús Almarza, del CEL, los consiguieron todos durante el año 1998. Marta Alejandre y dos montañeros más los hicieron en 52 días seguidos en septiembre y octubre de 2010.

Por otra parte, Javier Fernández, un chico valenciano que, con sólo 16 años, en 2005, completaba la lista de tresmiles. En la esquina diametralmente opuesta, el "joven" Lluís Garrofé, de Tartareu (Lérida), está a punto de completar la lista del CEL con ¡80 años!

Pero esta entrada la queremos dedicar al alpinista Hipólito Maeso. Este madrileño de nacimiento, y pirineista de adopción, además de destacar por un currículum de ascensiones y escaladas impresionante, tiene lo que creemos que es una hazaña difícil de igualar: hacer todas las cumbres de la lista de los 212 en 34 días seguidos de actividad, a pie íntegramente y la inmensa mayoría en solitario.

Hipólito Maeso hizo estas ascensiones durante el verano de 1999, precisamente el año que cumplía 50 primaveras, demostrando que no era necesario ir a cordilleras exóticas para hacer hazañas alpinísticas de primer orden. El relato de su recorrido está recogido en el libro que él mismo publicó en 2001: "Qué bonitos son los Pirineos", obra que en la actualidad es bastante difícil ya de encontrar.

Desgraciadamente, 5 años después, en julio de 2004, Hipólito Maeso, junto con Roberto Vázquez, moría después de ascender, en los Alpes, la punta Dufour. El descenso lo afrontaron en medio de una fuerte tormenta y con importantes ráfagas de viento que se los llevaron para siempre.

Además de destacar las importantes gestas que aún ahora se pueden hacer en los Pirineos, también quisiéramos resaltar las aportaciones que Hipólito hizo durante su recorrido, de cara a completar la lista de tresmiles. Así, en el libro que hemos mencionado, podemos señalar diferentes apuntes y comentarios sobre los tresmiles: habla de las enigmáticas Agujas del Clot de la Hount, de cumbres que se pasan sin darse cuenta (¿tienen realmente los 10 metros de prominencia ?), de la no inclusión en la lista de los 212 del pico Lentilla o Campbieil SSW, de las tres posibles cumbres de la Pale Crabounnouse, de la poca singularidad de alguna de las agujas de la cresta de Lézat, de las dos puntas de la aguja Argarot (que el nuevo mapa de la Editorial Alpina ya reconoce y que los cazafantasmas hemos confirmado como nuevo tresmil) o las dudas sobre la cima real de la aguja Russell Superior.

Portada del libro escrito por Hipólito Maeso describiendo su recorrido pirenaico.


Contraportada de la misma obra.


Sin duda, para nosotros sería un honor que formara parte de nuestro equipo de cazafantasmas.

Carles


No hay comentarios: