lunes, 24 de septiembre de 2012

Los tresmiles fantasmas. Antecima N.E. de la Maladeta.

Vista desde el Portillón de Benasque, la Maladeta aparece como la cumbre más elevada de los Montes Malditos. El Aneto, en segundo plano, no muestra desde allí su preminencia. El alto valle del Ésera fue escenario durante la Guerra de Sucesión a la Corona Española de operaciones y combates entre los ejercitos del Archiduque y Felipe V. Se dice que el puerto de la Picada recibe el nombre por una escaramuza allí librada. No es extraño que el macizo figure ya representado desde los inicios de la cartografía, en el mapa de Roussel y en la Leyenda de La Blottière, publicados en 1730. Observa Raymond d'Espouy en un artículo de la Société Ramond en su Boletín de 1940 que la representación en ese mapa de la Maladeta fue tomada del natural por La Blottière [Jean Escudier. El Aneto y sus hombres].

Hay que señalar que el nombre de la Maladeta, al cual Ramond escribiendo "Maladetta" y mezclando italiano y castellano populariza como maldita, sólo quiere decir en el lenguaje del país: la montaña.

En el periodo inicial del pirineísmo, hasta que en 1820 ya no se puede dudar de la supremacia del Aneto, todas las miradas van a dirigirse hacia la Maladeta y a plantearse su conquista. El primer tímido intento fue obra de Ramond, quien en 1787, entrando por el valle de Paderna recorre los pies de los glaciares de Alba y las ramas occidental y oriental del de la Maladeta. Elevándose por este último, solo, abandonado por los guías, alcanza inmerso en la niebla una cresta que sus descripciones no permiten identificar, pero que bien pudo ser la de los Portillones.

El siguiente intento es inspirado por Lapeyrouse. Enemistado con Ramond, propone a su amigo Ferrière superar al alsaciano conquistando la Maladeta. En 1800, Ferrière y su guía Barrau alcanzan algún punto de la cresta de los Portillones, no pudiendo continuar dan media vuelta.

En 1802 son Cordier y Bruun-Neergaard quienes informados por Ferrière lo intentan. De nuevo Barrau es de la partida. Y de nuevo siguen la cresta de los Portillones. Pero Cordier es más explícito, nos cuenta que encontraron un paso malo que, a lo largo de 200 metros, les exigió media hora colgados de los bloques, tanto por un lado como por otro de la cresta. Llegan al punto donde Ferrière se dió la vuelta y tampoco pueden superar el obstáculo. Bruun-Neergaard se retira, pero Cordier con Barrau consiguen descender al glaciar de la Maladeta y avanzando por él alcanzar la cresta en las inmediaciones del collado de la Rimaya, desde donde no pueden avanzar más. El lugar alcanzado es conocido como la roca de "los Dos Hombres". A pesar del fracaso Barrau debe haber visto una posibilidad pues en su próximo intento alcanzará la cima.

Otros intentos por parte de De Candolle, Jean de Charpentier y De Marsac, no parecen haber ofrecido mejores resultados [Alberto Martínez Embid. Aneto, el monarca del Pirineo]

Han pasado años cuando Fréderic Parrot requiere los servicios de Barrau para otro intento a la Maladeta. Subiendo directamente por el glaciar alcanzan los Dos Hombres y superando el obstáculo mediante un paso de hombros consiguen tocar el punto culminante. Es el 28 de septiembre de 1817. Desde la cumbre Parrot observa la superioridad del Aneto y lamenta no poder dirigirse a él. Su nombre se perpetúa en el Parrotspitze, conmemorando un intento del alemán al Monte Rosa.

Hubo una propuesta que no cuajó de Le Bondidier, para que se diera el nombre de Parrot al Primer Occidental de la Maladeta (Pico Cordier) y Pic Charpentier al Segundo Occidental (Pico Sayó) [Bulletin Pyrénéen, 1947. p.84].

Entre las dos vías normales de la Maladeta se estira la cresta de los Portillones que se abate desde la cima hasta el Portillón Superior formando algunas puntas. La vía de los primeros intentos hoy es raramente seguida. En todas partes se cita que la primera ascensión se logró por Frédéric Lung con Castagné y Courrége el 9 de agosto de 1911 [CEC. Guía Posets-Maladeta, 1968]. Pero en los diarios de Emili Juncadella, que realizó esta ascensión el 24 de agosto de 1912 con Jean Haurillon y José Sayó, se desvela que aquellos no siguieron la cresta en su integridad, ya que abordaron la segunda aguja por el glaciar de la Maladeta, y tras alcanzarla volvieron a bajar a la nieve, continuando por ella hasta muy cerca de la pared final [David Vilaseca Basco. Emili Juncadella. Aventures d'un burgès als Pirineus. Cossetania, Valls, 2004].

Cresta de los Portillones a la Maladeta desde el pluviómetro. (Autor: Luis Mata)

Buyse en su lista de Cotas Restantes indica dos elevaciones en esta cresta: la 1090 de 3038m. y la 1091 de 3235m, esta última llamada Antecima NE de la Maladeta. Luis Mata recorrió la cresta tomando medidas el 21 de julio de 2012. La primera de las puntas tiene 8 metros de prominencia. La segunda, la antecima NE de la Maladeta, presenta una prominencia hacia la cima principal de 11 metros. Existen otras dos puntas más elevadas, pero con unos escasos tres o cuatro metros de prominencia.

Maladeta y Antecima NE. desde la base del Pico Maldito. (Autor: Luis Mata)

El SITAR indica una altura de 3234,87m para esta punta con una prominencia de 13,25m. También aparece reseñada en la obra de Angulo "Pirineos. 1000 ascensiones" con una cota de 3230m y sin nombre.

Datos técnicos:
Antecima NE de la Maladeta ......... 31T 306716 4724368 z:3248m
Brecha de la Antecima .............. 31T 306663 4724335 z:3237m

Consultad la actividad en el siguiente link:
Antecima NE. de la Maladeta.

FTer

5 comentarios:

Jaume Llanes dijo...

Es un placer ir siguiendo vuestro trabajo de exploración del Pirineo. Sin prisa, pero sin pausa, habéis ido convenciendo a un buen número de montañeros, entre los que me incluyo, para que introduzcan cambios significativos en la lista de tresmiles del equipo de Buyse, a la que habéis aportado una dosis de modestia de la que quizás carecía. El trabajo que realizáis es riguroso tanto a nivel histórico como de campo, lo que da mucha credibilidad a vuestras propuestas. Las objeciones que os plantean habitualmente sobre la falta de precisión de los GPS, el escaso valor de la prominencia (los discutidos 10 m) para determinar una punta de tres mil o la irrelevancia de muchas cimas las deconstruís con eficacia y elegancia precisamente porque no las negáis, sino todo lo contrario, forman parte de vuestro planteamiento. Me parece que nadie con un mínimo de sentido común puede negar que hay una infinidad de "dosmiles" que superan en todos los sentidos a las puntas secundarias de tres mil, pero de eso no se sigue necesariamente que éstas no tengan también su atractivo como puede tener cualquier aspecto de la montaña. Es una cuestión subjetiva, por supuesto: a algunos también nos apetece coleccionar esos "tresmiles" olvidados y humildes, y creo que la mayoría tenemos claro que el montañismo no se reduce a eso, que hay otras prioridades montañeras que los tresmiles secundarios. En definitiva, os animo a continuar con vuestro trabajo del que me confieso un seguidor.

Aprovecho la ocasió para felicitar al equipo por el reconociemnto público que está recibiendo últimamente (he leído un extenso artículo en La Vanguardia y la reciente entrevista en Desnivel) y agradecerte, Patxi, la referencia a nuestro artículo de Vèrtex.

FTer dijo...

Gracias por tus comentarios, Jaume.

Es lo que hay, no lo critico. El montañismo, el alpinismo, se acomoda mal a reglas y normas ¿no son las montañas espacio de libertad? En el fondo, una lista viene a normalizar este universo. De una manera semiinconsciente muchos pueden pensar: "¡a mí me va a imponer nadie nada!". Y ya está la crítica lanzada con mejor o peor fundamento. Qué si diez, qué si veinte metros... ¡Qué mas da! Cualquier iniciativa recibiría los mismos dardos. Pocos se percatan de que "tresmiles" como tú llamas, humildes, figuran en el imaginario pirineista desde los primeros inventarios de cimas. Buyse, le voy a defender en esta faceta, trató de reglamentar la admisión de "tresmiles" en su lista. Independientemente de que comprobara si las alturas incluidas respetaban sus propias normas, por lo expongo al principio salió de Guatemala para caer en Guatepeor. El tiempo, y la llegada de nuevas generaciones, ha ido apagando aquella hoguera. Y ya todo el mundo daba por bueno el listado de los 212, tanto quienes querían pisarlos todos, como quienes no. Y ahora venimos nosotros a decir que ese listado está mal, que no es coherente con sus premisas. Pues así es. Y, quienes en aquellos tiempos ya ascendiamos "tresmiles", sabiamos cuando empezamos lo que iba a ocurrir. De cualquier manera siempre habrá gente, vaya o no a pisar esas nuevas cotas, interesada por conocer un poco más sobre los Pirineos. A ellos nos dirigimos.

Un saludo.

Ric dijo...

Buenas tardes, me gustaría contactar con algún miembro del proyecto Cazafantasmas, cómo podría hacerlo? Muchas gracias - Ricardo.

FTer dijo...

Muy sencillo Ricardo. Pon en un comentario tu e-mail y me pondré en contacto contigo.

Un saludo.

Josep Antoni Martín Claros dijo...

aqui te va mi correo : jamartinclaros@hotmail.com
te lo mando porque me gustaría que me mandases un correo para enviarte un track que de seguro te gustará.
un saludo y muchas gracias por compartir los comentarios y las salidas que son fantásticas.